Aquel sueño

09.11.2014 16:12

ELLA Vuélveme a contar aquel sueño que tuviste un día, aquel sueño en el que yo salía...

ÉL Te lo sabes ya de memoria, lo has oído tantas veces...

ELLA ¡Sí pero cuéntamelo una vez mas por favor quiero oírlo!, quiero oírlo de tu boca.... por favor

ÉL (silencio) Estabas sola en el claro de un bosque y se descolgaba de ti en abrupta caída un manto luminoso, un vestido hecho de sábanas de gasa blanca que caía y caía y todo con él arrastraba y donde, por éstas cosas que pasan en los sueños, discurría en sueños toda la vida osada....

ELLA ¿Toda la vida en sueños?

ÉL Si

ELLA ¿Y tu que hacías?

ÉL Yo estaba escondido detrás de un árbol, te espiaba casi asustado, con la devoción de un niño, y no podía mas que desearme enredado en tu vestido para siempre, en él perdido de conocimiento, cayendo, en una vertical deliciosa e infinita, hacia el insondable abismo, negándome la revelación final del cielo, ¡oh sí!, negándomela, tal era el precio que estaba dispuesto a pagar por permanecer enredado entre aquellos trapos de seda luminosa que cubrían tu cuerpo.... y pensaba..... (guarda silencio)

ELLA ¿que pensabas?

ÉL Sólo... solo podía pensar que de esa forma vencería para siempre el animal sobre el hombre y todo en mí sería instinto, verdad e inocencia y que nada habría mas real que en ésa noche, el abandono de caer, sin mas necesidad de ser, sin vagar mas por el lodo..... ése dejarme llevar con la suavidad que tiene el pasado, precipitándome entero, entero y abandonado.

ELLA ¿Y que pasó entonces?

ÉL Ya lo sabes

ELLA Sí, pero cuéntamelo quiero oírlo de tu boca, cuéntamelo otra vez por favor....

ÉL De repente ya no estaba detrás del árbol espiándote sino que estaba en ti, dentro de ti por estas cosas que pasan en los sueños...

ELLA ¿dentro de mí?,¿o enredado en mi vestido?

ÉL Era lo mismo...me dejé caer a ése abismo que eras tú para siempre, y en esa caída me aferré a tu manto luminoso para mitigar el vértigo que produce el deseo de caer, si, me aferré a aquella sábana de luz como el que se aferra a una fotografía de su infancia porque es lo único que le separa entre él y el olvido total de sí mismo.... el feroz olvido de sí mismo.... (silencio) ....así me aferré....

ELLA (ríe) ¡Y me dejaste desnuda!...

ÉL (La mira y ríe) Si, ¡despojé a tu estado natural de su inexistencia en aquel claro del bosque! y por esas cosas que pasan en los sueños, supe que lo había hecho para siempre, que te había desnudado ya para siempre... y mientras caía una sonrisa se dibujó en mi rostro y aunque caía boca abajo, con los ojos vendados por jirones de mortaja, podía verte, te podía ver de aquella forma en el vacío, tan desnuda, tan llena de paz e inalcanzable, tan sola.......

ELLA ¡Y no existía el miedo ya!

ÉL (Ríendo, eufórico) ¡No!, claro que no, el miedo desapareció!, ¡ah ése viejo tétrico, se esfumó nada mas ver tu cuerpo desnudo!.... y yo quedé así suspendido, sin temerle a nada, sabiendo que nunca llegaría el amanecer tardío ebrio de realidad, ¡que nunca mas la sepulcral mañana empalaría mis sueños!, pues toda la luz que necesitaba para existir ya la tenía allí contigo, en el claro de aquel bosque, cayendo infinitamente, entre aquellas sábanas perfumadas de tu sexo y el mío... (silencio)... y en los labios... recuerdo que en los labios....

ELLA ¡tenías una sonrisa!

EL: ….sí, una sonrisa....

ELLA ¿Y eso era el amor?

 

ÉL Eso era... el mas infinito y puro amor...