DOMINGO DE RESURRECCIÓN:

01.07.2014 02:36

Un domingo tal como hoy Jesús se levantó con un tremendo dolor de cabeza, lo primero que hizo fue sentarse en la cama y beberse con ansia una jarra llena de agua que tenía en la mesilla de noche, luego tosió, tosió mucho y apoyó la cabeza en sus manos posando los codos sobre las rodillas, resopló y se quedó así un rato en silencio. Tenía la boca como un estropajo, sin saliva, ni índices de haberla tenido nunca, volvió a beber agua, si, la muerte habitaba en su boca.... Al rato abrió la ventana de su habitación para que se airease porque olía a infierno y se dirigió a la cocina, le palpitaban las sienes y tenía una sensación horrible en el estómago. En la cocina, se tomó un Omeprazol seguido de una aspirina y volvió a beber agua, se quedó otro rato parado mirando por la ventana y sumido en un estado depresivo brutal... ese último chupito de Judas le había matado, no tenía que haberlo tomado... Volvió a toser mucho hasta que parece que arrancó con parte del alquitrán que tenía acumulado en el pulmón por todo lo que había fumado en aquella maldita última cena. Se metió en la ducha, no se acordaba de muchas cosas, por ejemplo de como llegó a casa, cree que le trajo Mateo, si seguramente él condujo el carro, ahora recuerda que no bebió por el tema de los antibióticos, tampoco se acuerda de que coño habría pasado para tener el cuerpo lleno de heridas y magulladuras como tenía, le dolía todo... Al salir de la ducha se vistió y fué al bar de enfrente donde un romano de la época amigo suyo le puso un café que se tomó a la par que se fumaba uno de los tres cigarros arrugados que le quedaban en el paquete (mas arrugado aún), se lo fumó sin ganas. Mientras se estaba tomando el café le vinieron algunas imágenes a la cabeza de la noche de la cena, que prefirió evitar pensar, porque el simple hecho de recordarlas le hacía desear que le tragase la tierra, "que vergüenza dios mío, tengo que dejar éste tipo de vida" pensó. Le pagó el café al romano y se fue rápido a casa ya que súbitamente, a aquella sensación de vergüenza por el descontrol que se apoderó de él en la última cena la sustituyó una imperiosa necesidad de sentarse en el wc, así que entró en el baño, se encendió otro cigarro y así lo hizo. Se tiró allí sentado mas de diez minutos debatiéndose entre la vida y la muerte, eran las tres de la tarde de finales de Abril y ya hacía calor, demasiado calor para una resaca tan grande, se dió cuenta de que tenía palpitaciones y decidió no pensar demasiado en ellas para que éstas no aumentasen.... Al terminar en el wc se lavó los dientes y volvió a beber agua, se empezaba a sentir un poco mejor. Salió del baño, abrió el E-mail: ni un sms, encendió el móvil: ni un sms (ésto último le volvió a hacer pensar en las meteduras de patas y el ridículo que el exceso de alcohol le pudo haber hecho cometer la noche de hace tres días)..."¡tres días durmiendo, madre mía!, esta vez si que se le había ido de las manos, demasiada tensión acumulada durante la semana" , había decidido dejar de beber cuando tuviera una semana dura, las consecuencias luego eran impredecibles. Luego miró el facebook, ahí si que hablaba todo el mundo mucho y muy bien de él al pensarse todos que había muerto, fotos, frases suyas... ya se sabe, toda esa mierda.... De repente le entró un hambre voraz, fue a la nevera, tenía brecol y calabacín.... pero le apetecía grasaza, se hizo un par de huevos fritos con bacon y los devoró mientras pensaba que coño comerían en los días de resaca los veganos...... Al acabar le vinieron de nuevo las palpitaciones y decidió tomarse otra aspirina para prevenir el infarto, luego se tumbó la siesta en el sofá... Se levantó de la siesta a eso de las ocho de la tarde, se lavó la cara y se tomó otro café en el bar de enfrente de su amigo el romano. Estaba mucho mejor, pensó que era una tarde de domingo cojonuda para no pensar en nada, para comprar unas pizzas y algo de patatas, o dulces, o palomitas, o algo así...., si, le apetecía chocolate, (le estaba volviendo a entrar de repente un hambre voraz) y alquilar una película o ver Cuarto Milenio hasta quedarse dormido.... Y así lo hizo prometiéndose que ya subiría al cielo mañana por la mañana temprano, (a ver como le explicaba a su padre que se había gastado toda la pasta que le había pedido para unas chanclas nuevas en alcohol), hoy había decidido dedicarse la tarde a él... Igual mañana también se planteaba seriamente empezar a hacer deporte... "Joder tres días durmiendo", volvió a pensar, "que forma de perder la vida" y se dirigió al videoclub de otro amigo suyo que también era romano.....