El reino sin arte

13.02.2015 12:21
Erase una vez un reino imaginario, donde el malvado rey trataba muy mal a los artistas, se reía de ellos, no les daba importancia, les tenía como ciudadanos de segunda haciéndoles poco más que imposible ganar dinero con su profesión para poder comer, mantener a sus familias y vivir con dignidad. Un día en éste reino imaginario de repente los artistas, entendiendo que aunque el rey era el que había creado tal situación ellos eran realmente los culpables por permitirlo con su pasividad y conformismo, decidieron unirse y  comenzar una huelga indefinida de arte "si en presencia no nos valoran que nos valoren por nuestra ausencia" pensaron y así todas y todos dejaron de trabajar, daba igual si eran famosos y podían ganarse la vida bien, ellos también se unieron porque sabían que tarde o temprano les podía tocar las consecuencias de la mala baba del rey, todas y todos se unieron, desde los grandes actores de cine, los de televisión,los de teatros pequeños y grandes, los monologuistas de los cafés teatros, los artistas callejeros, las familias de los circos los humoristas, los cuenta cuentos, los pintores, escultores,cantantes, escritores, músicos... también los músicos.... Cada profesional, aprendiz o consagrado, del mundo del arte se unió a ésta huelga aún sabiendo que iban a perder el poco dinero que con tanto esfuerzo ganaban, todos  y todas se unieron incluso los actores y actrices que ya desde que empiezan a estudiar les enseñan a vivir en la mas descarnada competencia, incluso ellos dejaron éste aprendizaje de lado y se unieron con la ilusión de mejorar el día de mañana. Todos los artistas sabían que a ésta situación se había llegado por el hecho de amar tanto lo que hacían, por la necesidad de tener que hacerlo a pesar de  todo unicamente por amor a su arte, y que era esta la razón por la que el rey nunca se había preocupado de cuidarles ya que sabía que dada ésta condición del artista, el arte iba a seguir existiendo siempre a pesar de todo.....pero ésta vez se equivocaba... Al principio a casi nadie le importó, o mas bien casi nadie se lo creía, "es imposible, es un farol comentaba la gente", el mismo rey reía en su trono, "con las preocupaciones que tengo igual se creen que me va a preocupar su estúpida huelga" pensaba.... pero la huelga duraba... Los artistas obviamente siguieron creando de puertas para dentro de sus casas pero no mostraban su trabajo, sino que lo acumulaban. Los cines estaban cerrados, no había cuadros en los museos, en la televisión no había películas, ni series, ni programas de humor, y la programación pronto empezó a ser demasiado repetitiva. Los cafés teatros fueron solo cafés, las madres ya no podían dejar a sus hijos con el cuenta-cuentos mientras trabajaban porque había desaparecido de la esquina de aquel parque infantil, ya no había bailarines, ni bailaores, ni cantarines, ni cantaores y ya no se oía música, ni en las calles ni en la ópera ni en la radio.... en ningún sitio se oía música. Ésta situación empezó a poner muy nerviosa a la gente que estaba mas triste de lo normal y que no podía evadirse de ninguna de las formas de los problemas de su día a día, o mas bien su alma no podía evadirse.... y empezaron las protestas ante palacio. El rey que cada vez qué los vecinos protestaban subía el volumen de la música en la radio, ya no podía porque solo sintonizaba noticiarios en los que se hablaba de la falta de arte en el reino, el rey intentó comprar a un par de productores oportunistas que no se habían unido a la huelga para que pagaran el doble de dinero a alguno de los artistas mas pobres y crearan arte saliendose de la huelga, pero era tal la unión que se dio en éste reino imaginario que los artistas delataron a aquellos productores y fueron perseguidos por el resto del gremio obligandoles a recluirse en sus propias casas.... la situación se comenzaba a volver insostenible, la gente al llegar el fin de semana no hacía planes para salir, las calles se volvieron mas silenciosas, los enamorados se enamoraban menos, los enfermos curaban mas tarde, en los trabajos la gente rendía menos, y por todos lados del reino se discutía mas, el reino se sumía en la tristeza, en la oscuridad en la depresión y no había ni un payaso, ni un cómico callejero, ni un músico en el tranvía capaz de hacer soñar un instante a la gente, que día a día soportaba el peso de sus vidas.
 Al rey, desesperado, no le quedó mas remedio que llegar a un acuerdo con los artistas y firmó el tratado donde ell@s reclamaban la posibilidad de ganarse la vida dignamente con su trabajo, de poder mantener a sus familias, poder comer, comprar ropa, incluso poderse permitir algunos días de vacaciones al año, y por supuesto quitarse el estigma, que se les dejara de señalar por las calles, que se reconociera la importancia que tenían dentro de la sociedad, y que se les permitiera el derecho vital a SER como cualquier otro ser humano se merece...
Una vez el rey hubo firmado aquel tratado, todo volvió a la normalidad y el arte volvió a existir en el reino y todas las personas de éste, tanto artistas como no artistas, decidieron hacer una gran fiesta de celebración ya que no les cabía tanta dicha en el cuerpo,  y aquella fiesta fue maravillosa y duró cuatro días y cuatro noches y nueve meses después hubo un gran aumento de la natalidad en el reino y a partir de ahí todas y todos fueron felices y comieron... de su trabajo.......... Bueno el rey en realidad seguía viviendo mejor que nadie sin dar un puto palo al agua, pero esa ya es otra historia..... 
Colorín colorado éste cuento se ha acabado