selfie

23.01.2015 20:51

Era una frívola, pero tenía buen corazón, ahora yacía tendida sin vida en aquel frío parque de las afueras de la ciudad... si, una descerebrada pero buena chica. Cuándo el policía se dispuso a fotografiarla siguiendo el protocolo, su cadáver, en un último estertor post mortem, se convulsionó formando una "V" con los dedos índice y corazón de la mano derecha y le puso "morritos" a la cámara por última vez, después volvió a quedarse inerte y cenicienta regresando todos los músculos a la normalidad de su estado actual, el policía no pudo evitar sentir un escalofrío a lo largo de su columna vertebral, de hecho tuvo que contenerse para no vomitar el pincho de tortilla y el café que había ingerido hace apenas media hora en el desayuno, cosas como aquella, hacían que a veces su profesión resultara demasiado dura.....